A casi un año… esto hemos avanzado.

Mapa 2013

El 5 de diciembre de 2012 significó el inicio de una nueva etapa en la lucha por el matrimonio igualitario en México, en esa fecha la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por unanimidad, decidió otorgar el amparo y protección de la Justicia de la Unión a tres parejas de personas del mismo sexo a quienes en el Estado de Oaxaca el Registro Civil les había negado su solicitud de matrimonio debido a que la legislación local no establece la posibilidad de que dos hombres o dos mujeres puedan contraer matrimonio entre sí.

Esta decisión de la Corte con la que se puso fin a casi dos años de juicio marcó el camino para que en otros Estados de la República se buscara obtener el mismo resultado a través de una estrategia similar; esto es, acudir al Registro Civil a solicitar el matrimonio y ante la negativa interponer un juicio de amparo.

Al día de hoy sólo en el Distrito Federal la ley contempla la posibilidad de que dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio; en Quintana Roo un vacío legal ha hecho posible estas uniones pero ello hasta ahora no ha significado que el Estado deje de obstaculizar la celebración de nuevos matrimonios.

Tratar de resumir lo que ha pasado a casi un año de las sentencias de la Corte para los casos de matrimonio igualitario en Oaxaca no es para nada sencillo. En cada una de las entidades se han presentado situaciones que hacen que cada caso posea particularidades imposibles de englobar en enunciados generales; tratando de hacer accesible la situación en que al día de hoy se encuentra el tema de matrimonio igualitario en nuestro país es que se ha elaborado el presente mapa que busca dar cuenta de este camino que por momentos se torna confuso.

Las categorías utilizadas pretenden simplificar el estado que guarda cada uno de los juicios iniciados en busca del matrimonio igualitario; asimismo se han incluido algunas otras variables que exponen temas que resultan imprescindibles al momento de estudiar este tema, como lo es el hecho de que en Coahuila, Colima y ahora en Jalisco se cuente con legislaciones que reconocen de cierta forma las uniones entre personas del mismo sexo pero no con el rango de matrimonio, con todas las consecuencias de restricción de derechos que ello conlleva.

En este asunto Colima es el Estado que mayor complejidad representa en materia de matrimonio igualitario al converger ahí, de manera simultánea, varios escenarios: a) Por un lado en uno de sus municipios la Oficial del Registro Civil está celebrando matrimonios entre personas del mismo sexo sin necesidad de una orden judicial, esto a pesar de que la ley mandata lo contrario; b) Hay una sentencia de amparo a favor de una pareja de personas del mismos sexo en la que un Juez de Distrito ordena la celebración del matrimonio; actualmente el juicio se encuentra ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación; c) Ha habido una reforma a la Constitución local y a su Código Civil que crea una figura alterna para proteger, de forma restringida, a las parejas de personas del mismo sexo (“enlaces conyugales”); y d) Hay juicios de amparo en trámite contra la reforma legislativa que crea las “uniones conyugales.”

Sinaloa, por su parte, representa la vanguardia en esta materia al haberse impugnado, desde su sola entrada en vigor (sin necesidad de una negativa del Registro Civil a celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo), el recién creado Código Familiar en el que se insertó nuevamente la definición tradicional de matrimonio que excluye de la posibilidad de celebrarlo a las parejas de personas del mismo sexo. Aquí se presentaron tres juicios de amparo, uno de ellos concedido, los otros negados; se ha solicitado la intervención de la Corte para que resuelva en definitiva estos criterios contradictorios.

Cada vez son más las entidades que muestran interés por avanzar, desde lo jurídico, en este tema; los escenarios políticos, sociales e incluso religiosos hacen de éste camino el más viable para alcanzar un objetivo que cada vía se ve más cercano. En la medida en que desde la ciudadanía se busque hacer exigibles los derechos se dejarán en evidencia la violación de derechos humanos implícita en la restricción de que las parejas de personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio.

Esperando que la información sea de utilidad agradecemos la retroalimentación a efecto de mantener constantemente actualizada la información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s